Uso de cookies

La web de la Liga de Fútbol Profesional hace uso de cookies propias y de terceros con el fin de mejorar nuestros servicios, adaptar el contenido y obtener datos estadísticos anónimos de su navegación, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Si desea obtener más información, puede consultar nuestra Política de cookies.

noticiassearch

Actualidad
Jueves 02 de octubre 2014

El Celta abre las puertas de A Madroa a LFP.es (y III)

"Bielsa me enseñó que nada está aprendido; que todo está por descubrirse". La reflexión es de Eduardo Berizzo (13-11-1969, Cruz Alta –Argentina-), entrenador del RC Celta de Vigo, que hizo su particular máster como técnico al lado de Marcelo. Quizás por eso no duda cuando se autodefine: "Mi rasgo distintivo es que siento mucha pasión por el fútbol". Y avisa a su plantilla: "De Balaídos tenemos que hacer nuestro lugar de respeto".


LFP.es: ¿Cómo es Eduardo Berizzo como técnico?
E.Berizzo: Soy responsable, preocupado, apasionado… Con el tiempo uno va encontrando su método pero todo sale de la pasión y la ilusión que le pones a tu trabajo. Creo que mi rasgo distintivo es que siento mucha pasión por el fútbol y quiero hacer cada vez mejor las cosas.


LFP.es: Haber sido ayudante de Marcelo Bielsa en la selección de Chile, ¿es hacer un máster a las primeras de cambio?
E.Berizzo: Sí, fue una gran oportunidad el haber trabajado junto a un entrenador como Bielsa, de su nivel y de su conocimiento. Fue un gran aprendizaje. Le conocía porque había estado a sus órdenes como futbolista, pero no conocía por dentro el laboratorio de sus ideas. Puedo decir que fui un afortunado por haber vivido al lado de uno de los grandes entrenadores del mundo. Fue una especia de guía; alguien que me educó en cómo empezar a dirigir.

"Bielsa fue una especia de guía; alguien que me educó en cómo empezar a dirigir"

LFP.es: Si piensa en esa etapa y en la actual y se mira a sí mismo, ¿qué poso le dejó?
E.Berizzo: Me enseñó que hay que intentar hacer las cosas bien, a estar en permanente búsqueda de la idea que mejore el trabajo y a tener un gran rigor laboral. Me enseñó que nada está aprendido y que todo está por descubrirse; a trabajar honestamente y a no hacer de esa honestidad solo una imagen, sino la raíz y el eje de una profesión que él ha dignificado.


LFP.es: Cuando llegó el día, ¿sintió vértigo al pasar de ser segundo a 'jefe' de un banquillo?
E.Berizzo: No, vértigo no, pero hay una gran diferencia entre ser primer entrenador y asumir la dirección de un grupo y no ser el que conduce. Es una gran diferencia de roles que tuve que aprender muy rápido, pero el vértigo y el temor me suceden en otros ámbitos, no en el profesional.


LFP.es: Cuando el Celta llamó a su puerta, ¿qué sintió, teniendo en cuenta que había jugado en el club?
E.Berizzo: El Celta es un equipo diferente para mí, porque conecté con la ciudad y con la afición siendo jugador. Viví aquí momentos extremos: jugamos la Champions, descendimos, volvimos a subir… En cuatro o cinco años viví todas las experiencias que uno puede vivir dentro de la profesión. Me sentí muy halagado y afortunado con la idea de ser parte del club cuando surgió la posibilidad de venir. Y cuando se concretó todo sentí la responsabilidad de hacerlo bien, porque siempre hay que hacerlo así y porque mi pasado aquí me obliga aún más.

"Mi pasado como futbolista del Celta me obliga aún más con este club"

LFP.es: El club viene de ascender, de mantener la categoría y de terminar en novena posición en la pasada Liga BBVA ¿Todo eso le provoca una presión añadida?
E.Berizzo: No, la presión la conlleva la profesión, pues hay que ganar todos los partidos. Yo me preparo mentalmente y todos los entrenamientos para ganar cada siete días. No hay rival, circunstancias ni semana donde puedas bajar la guardia. Lo que ha pasado antes ni me obliga ni me relaja más. La exigencia, para mí y mis jugadores, es la de intentar ganar a quien tengamos delante.


LFP.es: En el fútbol siempre gusta poner etiquetas. En su caso, siendo argentino, salta la dicotomía entre Menotti y Bilardo ¿Cuál es el estilo que le gusta a Berizzo?
E.Berizzo: Me gusta llevar el control del partido. No me gusta ser dominado. Me gusta asumir el protagonismo y lo entiendo a partir de tener el balón el mayor tiempo posible. Cuando no lo tengo quiero robárselo al adversario para volver a tenerlo. A partir de ahí me gusta imprimir frescura al juego, movilidad, dinámica y criterio en el uso de la pelota; me gusta que seamos un equipo que se vuelva difícil de leer para los rivales.

"A veces el resultado lo confunde todo, tanto para un lado como para otro"

LFP.es: Cuando encajan un gol en los últimos minutos, como pasó ante la Real, que implican pérdida de puntos, ¿le sienta peor al ser un entrenador que como jugador fue defensa?
E.Berizzo: Me sienta peor porque es al final, pero hay que reconocer lo que pasa dentro del campo, porque a veces el resultado lo confunde todo, tanto para un lado como para otro. El fútbol termina dándote lo que te quita. No hay que enfadarse con la situación. Hay que salir adelante y volver a empezar cada siete días, imaginando que debemos recuperar lo perdido.


LFP.es: La pasada temporada el balance en Balaídos fue de 6 vitorias 7 empates y 6 derrotas ¿Los nervios o la tranquilidad pasan por hacer de su estadio un fortín?
E.Berizzo: Sí, ganar en casa es fundamental para todo buen equipo. Te llena de confianza y la gente te respalda. He encontrado una gran conexión entre el equipo y la afición y eso es mérito de la temporada pasada. Balaídos debe ser nuestro lugar de respeto.


LFP.es: La última, ¿si pudiera elegir un deseo para el final de temporada cuál sería?
E.Berizzo: Terminar lo más arriba posible. Si se puede, encima de todos.

Otras noticias